martes, octubre 24, 2006

La cultura de los periodistas...

Hola a todos.
Hace unos minutos he recibido un correo de una persona diciéndome que leyera un artículo de un periodista y sacara mis propias conclusiones. No es la primera vez que leo un artículo de este señor y no es la primera vez que me pongo de los nervios leyendo uno de sus artículos, pero en esta ocasión no me puedo resistir a poner un comentario. Me gustaría mucho enviarle una carta, para que lea lo que le escribo, igual que todos leemos lo que él escribe, pero como no puedo, escribo aquí. El artículo lo tenéis en el siguiente enlace:

Enlace

Lo primero que me gustaría decirle a este periodista es que estoy totalmente de acuerdo en que hay que poner una solución a los accidentes de tráfico, que tantas tragedias traen. Claro que no estoy muy de acuerdo en que la solución a esto sea invertir en carreteras.

El hecho de que una carretera sea más segura hace que se disminuya el número de accidentes de tráfico (no se erradica ni mucho menos). Lo que ocurre es que a la hora de invertir en hacer este tipo de obras, no solo entra en juego la seguridad vial (cosa que sin duda debe ser importante), entra en juego algo todavía más importante, y es el impacto ecológico que puedan causar.

Este impacto ecológico es más importante, no porque la vida de un lince tenga mayor valor que la vida de un ser humano, sino porque de una manera indirecta, la extinción de los linces (o de cualquier otra especie) rompe con un equilibrio en un ecosistema en el que TAMBIÉN vivimos. La ruptura de este equilibrio nos afectará con consecuencias mucho más devastadoras que las producidas por los accidentes de tráfico.

Por la misma razón, dejar de invertir en conservar este equilibrio ecológico para invertirlo en carreteras me parece absurdo. Hay sitios mucho más importantes de donde sacar más dinero para invertir en carreteras y que conllevan más gasto. ¿Por qué no hace este señor esa crítica por ejemplo a la iglesia? El estado invierte más en la iglesia católica que en la conservación de especies en peligro de extinción. ¿Por qué no sacar de ahi el dinero para reformar las carreteras? Si es que a los curas les importan una mierda los veraneantes. Además, los indicios de las graves consecuencias que vamos a sufrir por el desequilibrio ecólogico son mucho más evidentes que la posibilidad de que vayamos a ir todos al infierno por no invertir en esta institución. Y digo la iglesia como podría decir otras muchas cosas.

No obstante a todo esto, creo que hay maneras mucho más eficientes para luchar contra la inseguridad vial que construir más y más carreteras. Maneras tales como frenar y/o modificar la industria automovilística, pero claro, esto no interesa porque supondría disminuir los enormes beneficios que genera dicha industria(mucho mayores de lo que cuesta mantener a unos cuantos biólogos). Verdaderamente lo que hay que preguntarse no es si les importamos algo a los biólogos, sino si les importamos algo a los grandes empresarios que mueven este tipo de industrias, y que son los que verdaderamente dominan el mundo. Una frase irónica y crítica bien dirigida, por analogía, debería ser: "Por muchas criaturas que se maten, por muchos embotellamientos que haya, los humanos les importamos un bledo a los EMPRESARIOS y a LOS ACCIONISTAS. Lo importante es el CAPITAL. Para las empresas sí va a haber muchas ventajas fiscales, pero disminuir los ingresos de las grandes industrias automovilísticas para evitar muertes nada. Repito que aquí lo que importa es el dinero".

La parte más alucinante de todo el escrito es cuando habla de que que cuando desaparecieron los dinosaurios no pasó nada. Lo que quizá este señor no sepa, es que ajeno a los motivos por los que ocurriera, a la par que se extinguieron los dinosaurios, se extinguieron también aproximadamente el 98 % de las especies que habitaban La Tierra en aquella época. ¿No pasó nada? A mí me parece que sí pasó. Hubo una extinción masiva, como pocas más ha habido en la historia de nuestro planeta. Además decir que fue la naturaleza la que seleccionó a los dinosaurios para su extinción, y no fueron especies devastadas por el ser humano como en este caso.

Por último decir, que no veo motivo alguno para que este señor se meta con los biólogos de esta manera. Por la misma razón yo puedo decir, que en vez de mantener a tantos periodistas que tanto dinero cuestan, que inviertan para reformar las carreteras. Si es que les importamos una mierda a los periodistas, que están chupando del bote, y con su dinero se podrían reformar las autopistas. En fin, creo que las críticas de este señor son bastante absurdas.

Antonio, déjate de críticas hacia los ecologistas (que ningún daño hacen, todo lo contrario) y haz un poco de autocrítica.

Sin más, un saludo a todos.

2 comentarios:

LOBEZNOX dijo...

Hola de nuevo Yumi...
Me congratulo de verdad de "tu vuelta" al redil bloguero. Y aunque ya leí en tu post anterior que lo tomas como un escape y no como un "diario", siempre se reconforta uno, leyendo tus opiniones.
En este caso te diré que estoy deacuerdo contigo en un 90%, el tema del medio ambiente me tiene muy concienciado y el periodista en cuestión tampoco es santo de mi devoción. Pero el otro 10% en el que no coincidimos, para no perder la costumbre, para mi pesa mucho, y es la alusión que haces al dinero de la iglesia. Ello me ha motivado para hacer un comentario sobre ello en mi blog. Pienso realmente que una cosa es la defensa a ultranza del ecologismo y otra muy distinta es quitar a la Iglesia el dinero que necesita, y lo digo, como sabes como católico convencido que soy. Es como vestir a un santo para vestir a otro, es como mezclar churras con merinas, no tiene nada que ver, es injusto e inapropiado. Por lo demás chapeau. Saludos y lo dicho me alegro del "RETORNO DEL GRAN SCOTT"

Anónimo dijo...

El poder de Bristoll nos asombra una vez + con su poderosa literatura y sus conocimientos sobre aquellos q se qjan y no ponen soluciones a los problemas q acarrea esta sociedad regida por fachas. Saludos y q la fuerza te acompañe Scott